Env�e esta p�gina de el rey burges de Ruben Dario a un amigo

el rey burgues Ruben Dario

Atelier Yoyita   Galer�a de Arte   Site Map   El estilo Renacentista  El Retrato   El Desnudo   Naturaleza Muerta   La Acuarela   El Paisaje   
Marinas   Pinturas Peque�as   Miniaturas   Animales y mascotas   Pintura Digital   Flores   Caricaturas   El Dibujo   
Autoretratos y otras pinturas  Imagenes del Sur   Imagenes de Europa  Imagenes de Latinoam�rica y el Caribe   Pinturas de Nicaragua   
Biografia   Declaraci�n Artistica   La Escultura   Contrapposto   Freedom Summer 1964   En Proceso   Artista trabajando   Radio en espa�ol  
Fotografia   Nicaragua   Rub�n Dario   El g�eg�ense o Macho Rat�n   A�adanos a sus enlaces   Enlaces   Sociedades de Inteligencia   
Podria ayudarme a arreglar esta pintura?   Podria ayudarnos a arreglar esta casa presidencial de Nicaragua?   Mississippi
   Katrina recursos en espa�ol   Katrina b�squeda de familiares   Iconos   Arte Católica 


 •Home•   •Rubén Darío•   •PabloNeruda•   •Amado Nervo•   •Manue Acuña•   •Sor Juana Ines de la Cruz•   •Juan de Dios Peza•   •Nezahualcóyotl•   •Guillermo Aguirre y Fierro•   •Jose Asunción Silva•   •Federico Garcia Lorca•   •Manuel Gutierrez Najera•   •Gustavo Adolfo Becquer•   •Alfonsina Storni•   •Salomón de La Selva•   •Ramón de Campoamor•  Enlaces poemas  • 

Rub�n Dar�o


El Rey burgu�s
(Cuento alegre)


 
�Amigo! El cielo est� opaco, el aire fr�o, el d�a triste. Un cuento alegre... as� como para distraer las brumosas y grises melancol�as, helo aqu�:

** * **

Hab�a en una ciudad inmensa y brillante un rey muy poderoso, que ten�a
trajes caprichosos y ricos, esclavas desnudas, blancas y negras,
caballos de largas crines, armas flamant�simas, galgos r�pidos, y
monteros con cuernos de bronce que llenaban el viento con sus
fanfarrias. �Era un rey poeta? No, amigo m�o: era el Rey Burgu�s.

** * **

Era muy aficionado a las artes el soberano, y favorec�a con gran
largueza a sus m�sicos, a sus hacedores de ditirambos, pintores,
escultores, boticarios, barberos y maestros de esgrima.

Cuando iba a la floresta, junto al corzo o jabal� herido y sangriento,
hac�a improvisar a sus profesores de ret�rica canciones alusivas; los
criados llenaban las copas del vino de oro que hierve, y las mujeres
bat�an palmas con movimientos r�tmicos y gallardos. Era un rey sol, en
su Babilonia llena de m�sicas, de carcajadas y de ruido de fest�n.
Cuando se hastiaba de la ciudad bullente, iba de caza atronando el
bosque con sus tropeles; y hac�a salir de sus nidos a las aves
asustadas, y el vocer�o repercut�a en lo m�s escondido de las cavernas.
Los perros de patas el�sticas iban rompiendo la maleza en la carrera, y
los cazadores, inclinados sobre el pescuezo de los caballos, hac�an
ondear los mantos purp�reos y llevaban las caras encendidas y las
cabelleras al viento.

** * **

El rey ten�a un palacio soberbio donde hab�a acumulado riquezas y
objetos de arte maravillosos. Llegaba a �l por entre grupos de lilas y
extensos estanques, siendo saludado por los cisnes de cuellos blancos,
antes que por los lacayos estirados. Buen gusto. Sub�a por una escalera
llena de columnas de alabastro y de esmaragdita, que ten�a a los lados
leones de m�rmol como los de los tronos salom�nicos. Refinamiento. A m�s
de los cisnes, ten�a una vasta pajarera, como amante de la armon�a del
arrullo, del trino; y cerca de ella iba a ensanchar su esp�ritu, leyendo
novelas de M. Ohnet, o bellos libros sobre cuestiones gramaticales, o
cr�ticas hermosillescas. Eso s�: defensor ac�rrimo de la correcci�n
acad�mica en letras, y del modo lamido en arte; alma sublime amante de
la lija y de la ortograf�a.

** * **

�Japoner�as! �Chiner�as! Por moda y nada m�s. Bien pod�a darse el placer
de un sal�n digno del gusto de un Goncourt y de los millones de un
Creso: quimeras de bronce con las fauces abiertas y las colas
enroscadas, en grupos fant�sticos y maravillosos; lacas de Kioto con
incrustaciones de hojas y ramas de una flora monstruosa, y animales de
una fauna desconocida; mariposas de raros abanicos junto a las paredes;
peces y gallos de colores; m�scaras de gestos infernales y con ojos como
s� fuesen vivos; partesanas de hojas antiqu�simas y empu�aduras con
dragones devorando flores de loto; y en conchas de huevo, t�nicas de
seda amarilla, como tejidas con hilos de ara�a, sembradas de garzas
rojas y de verdes matas de arroz; y tibores, porcelanas de muchos
siglos, de aquellas en que hay guerreros t�rtaros con una piel que les
cubre hasta los ri�ones, y que llevan arcos estirados y manojos de flechas.

Por lo dem�s, hab�a el sal�n griego, lleno de m�rmoles: diosas, musas,
ninfas y s�tiros; el sal�n de los tiempos galantes, con cuadros del gran
Watteau y de Chardin; dos, tres, cuatro, �cu�ntos salones?
Y Mecenas se paseaba por todos, con la cara inundada de cierta majestad,
el vientre feliz y la corona en la cabeza, como un rey de naipe.

** * **

Un d�a le llevaron una rara especie de hombre ante su trono, donde se
hallaba rodeado de cortesanos, de ret�ricos y de maestros de equitaci�n
y de baile.

-�Qu� es eso?- pregunt�.

-Se�or, es un poeta.

El rey ten�a cisnes en el estanque, canarios, gorriones, senzontles en
la pajarera: un poeta era algo nuevo y extra�o.

-Dejadle aqu�.

Y el poeta:

-Se�or, no he comido.

Y el rey:

-Habla y comer�s.

Comenz�:

** * **

-Se�or, ha tiempo que yo canto el verbo del porvenir. He tenido mis alas
al hurac�n; he nacido en el tiempo de la aurora; busco la raza escogida
que debe esperar con el himno en la boca y la lira en la mano la salida
del gran sol. He abandonado la inspiraci�n de la ciudad malsana, la
alcoba llena de perfumes, la musa de carne que llena el alma de peque�ez
y el rostro de polvos de arroz. He roto el arpa adulona de las cuerdas
d�biles; contra las copas de Bohemia y las jarras donde espumea el vino
que embriaga sin dar fortaleza; he arrojado el manto que me hac�a
parecer histri�n o mujer, y he vestido de modo salvaje y espl�ndido: mi
harapo es de p�rpura. He ido a la selva, donde he quedado vigoroso y
ah�to de leche fecunda y licor de nueva vida; y en la ribera del mar
�spero, sacudiendo la cabeza bajo la fuerte y negra tempestad, como un
�ngel soberbio, o como un semidi�s ol�mpico, he ensayado el yamdo dando
al olvido el madrigal.

�He acariciado a la gran naturaleza, y he buscado al calor del ideal, el
verso que est� en el astro en el fondo del cielo, y el que est� en la
perla en lo profundo del oc�ano. �He querido ser pujante! Porque viene
el tiempo de las grandes revoluciones, con un Mes�as todo luz, todo
agitaci�n y potencia, y es preciso recibir su esp�ritu con el poema que
sea arco triunfal, de estrofas de acero, de estrofas de oro, de estrofas
de amor.

�Se�or, el arte no est� en los fr�os envoltorios de m�rmol, ni en los
cuadros lamidos, ni en el excelente se�or Ohnet. �Se�or! El arte no
viste pantalones, ni habla en burgu�s, ni pone los puntos en todas las
�es. �l es augusto, tiene mantos de oro o de llamas, o anda desnudo, y
amasa la greda con fiebre, y pinta con luz, y es opulento, y da golpes
de ala como las �guilas, o zarpazos como los leones. Se�or, entre un
Apolo y un ganso, preferid el Apolo, aunque el uno sea de tierra cocida
y el otro de marfil.

��Oh, la Poes�a!

��Y bien! Los ritmos se prostituyen, se cantan los lunares de las
mujeres, y se fabrican jarabes po�ticos. Adem�s, se�or, el zapatero
critica mis endecas�labos, y el se�or profesor de farmacia pone puntos y
comas a mi inspiraci�n. Se�or, �y vos lo autoriz�is todo esto!... El
ideal, el ideal...

El rey interrumpi�:

-Ya hab�is o�do. �Qu� hacer?

Y un fil�sofo al uso:

-Si lo permit�s, se�or, puede ganarse la comida con una caja de m�sica;
podemos colocarle en el jard�n, cerca de los cisnes, para cuando os pase�is.

-S�- dijo el rey, y dirigi�ndose al poeta: -Dar�is vueltas a un
manubrio. Cerrar�is la boca. Har�is sonar una caja de m�sica que toca
valses, cuadrillas y galopas, como no prefir�is moriros de hambre. Pieza
de m�sica por pedazo de pan. Nada de jerigonzas, ni de ideales. Id.

Y desde aquel d�a pudo verse a la orilla del estanque de los cisnes, al
poeta hambriento que daba vueltas al manubrio: tiririr�n, tiririr�n...
�avergonzado a las miradas del gran sol! �Pasaba el rey por las
cercan�as? �Tiririr�n, tiririr�n!... �Hab�a que llenar el est�mago?
�Tiririr�n! Todo entre la burla de los p�jaros libres, que llegaban a
beber roc�o en las lilas floridas; entre el zumbido de las abejas, que
le picaban el rostro y le llenaban los ojos de l�grimas; �tiririr�n!...
�l�grimas amargas que rodaban por sus mejillas y que ca�an a la tierra
negra!

Y lleg� el invierno, y el pobre sinti� fr�o en el cuerpo y en el alma. Y
su cerebro estaba como petrificado, y los grandes himnos estaban en el
olvido, y el poeta de la monta�a coronada de �guilas, no era sino un
pobre diablo daba vueltas al manubrio, tiririr�n.

Y cuando cay� la nieve se olvidaron de �l el rey y sus vasallos; a los
p�jaros se les abrig�, y a �l se le dej� al aire glacial que le mord�a
las carnes y le azotaba el rostro, tiriririn!

Y una noche en que ca�a de lo alto la lluvia blanca de plumillas
cristalizadas, en el palacio hab�a fest�n, y la luz de las ara�as re�a
alegre sobre los m�rmoles, sobre el oro y sobre las t�nicas de los
mandarines de las viejas porcelanas. Y se aplaud�an hasta la locura los
brindis del se�or profesor de ret�rica, cuajados de d�ctilos, de
anapestos y de piriquios, mientras en las copas cristalinas herv�a el
champa�a con su burbujeo luminoso y fugaz. �Noche de invierno, noche de
fiesta! Y el infeliz cubierto de nieve, cerca del estanque, daba vueltas
al manubrio para calentarse �tirir�n, tirir�n! Tembloroso y aterido,
insultado por el cierzo, bajo la blancura implacable y helada, en la
noche sombr�a, haciendo resonar entre los �rboles sin hojas la m�sica
loca de las galopas y cuadrillas; y se qued� muerto, tiririr�n...
pensando en que nacer�a el sol del d�a venidero, y con �l el ideal,
tiririr�n..., y en el que el arte no vestir�a pantalones sino manto de
llamas, o de oro... Hasta que al d�a siguiente, lo hallaron el rey y sus
cortesanos al pobre diablo de poeta, como gorri�n que mata el hielo, con
una sonrisa amarga en los labios, y todav�a con la mano en el manubrio.

** * **

�Oh, mi amigo! el cielo est� opaco, el aire fr�o, el d�a triste. Flotan
brumosas y grises melancol�as...

�Pero cu�nto calienta el alma una frase, un apret�n de manos a tiempo!
�Hasta la vista!

el rey burgues Ruben Dario  Yoyita

 

el rey burgues Ruben Dario

 

A Colón • Poema de Otoño • Responso a Verlaine • La cabeza del Rawi • Canci�n de Carnaval • Salutaci�n al optimista • Letanía de nuestro señor Don Quijote • La copa de las hadas • Los motivos del lobo • Sonatina • La Marcha Triunfal • Cantos de Vida y Esperanza • A Roosvelt • Caupolicán • Del Tr�pico • El Coloquio de los Centauros • Lo fatal • A Margarita Debayle • Yo persigo una forma • Nocturno • All� lejos • Que el amor no admite cuerdas reflexiones • Mía • La bailarina de los pies desnudos • Rimas • Ite, missa est • Caracol • A  Amado Nervo • A Campoamor • La Cartuja • La Calumnia • Las �nforas de Epicuro • Nicaragua • Nocturno • De Oto�o • La poesía castellana • Nocturno • Sinfon�a en Gris Mayor • Desde La Pampa • Pr�logo de Abrojos • Abrojos • Rimas • El cisne • Yo soy aquel • Los cisnes • Garconnière • De invierno • Ama tu ritmo • 
El fardo • Huitzilopoxtli • Thanatopia • Bet�n y Sangre • Morbo et Umbra • Theodora • El triunfo de Calib�n • Idilio marino • 
I El rey burgu�s • II La Ninfa • IV El velo de la reina Mab • V La canci�n del oro • VI El rubí • VII El palacio del sol • VIII El pájaro azul • IX Palomas blancas y garzas morenas • Dedicatoria de Rubén a la primera y 2da edición de Azul • 
I En busca de cuadros • II Acuarela • III Paisaje • IV Aguafuerte • V La virgen de la paloma • VI La cabeza • 
I Acuarela • II Un retrato de Watteau • III Naturaleza muerta • IV Al carb�n • 
De invierno • Homenaje a Rubén Darío  • 


El rey burgues , cuento corto, Ruben Dario Derechos Reservados 1976-2010 © Dr. Gloria M. Sánchez Zeledón de Norris, Yoyita. Presione aquí   para comunicarse con la artista