Env�e esta p�gina de el palacio del sol de Ruben Dario a un amigo

Atelier Yoyita   Galer�a de Arte   Site Map   El estilo Renacentista  El Retrato   El Desnudo   Naturaleza Muerta   La Acuarela   El Paisaje   
Marinas   Pinturas Peque�as   Miniaturas   Animales y mascotas   Pintura Digital   Flores   Caricaturas   El Dibujo   
Autoretratos y otras pinturas  Imagenes del Sur   Imagenes de Europa  Imagenes de Latinoam�rica y el Caribe   Pinturas de Nicaragua   
Biografia   Declaraci�n Artistica   La Escultura   Contrapposto   Freedom Summer 1964   En Proceso   Artista trabajando   Radio en espa�ol  
Fotografia   Nicaragua   Rub�n Dario   El g�eg�ense o Macho Rat�n   A�adanos a sus enlaces   Enlaces   Sociedades de Inteligencia   
Podria ayudarme a arreglar esta pintura?   Podria ayudarnos a arreglar esta casa presidencial de Nicaragua?   Mississippi
   Katrina recursos en espa�ol   Katrina b�squeda de familiares   Iconos   Arte Católica 


 •Home•   •Rubén Darío•   •PabloNeruda•   •Amado Nervo•   •Manue Acuña•   •Sor Juana Ines de la Cruz•   •Juan de Dios Peza•   •Nezahualcóyotl•   •Guillermo Aguirre y Fierro•   •Jose Asunción Silva•   •Federico Garcia Lorca•   •Manuel Gutierrez Najera•   •Gustavo Adolfo Becquer•   •Alfonsina Storni•   •Salomón de La Selva•   •Ramón de Campoamor•  Enlaces poemas  • 

Rub�n Dar�o


El palacio del sol

A vosotras, madres de las muchachas an�micas, va esta historia, la historia de Berta, la ni�a de los ojos color de aceituna, fresca como
una rama de durazno en flor, luminosa como un alba, gentil como la
princesa de un cuento azul.

Ya ver�is, sana y respetables se�oras, que hay algo mejor que el
ars�nico y el fierro, para encender la p�rpura de las lindas mejillas
virginales; y que es preciso abrir la puerta de su jaula a vuestras
avecitas encantadoras, sobre todo, cuando llega el tiempo de la
primavera y hay ardor en las venas y en las savias, y mil �tomos de sol
abejean, en los jardines, como un enjambre de oro sobre las rosas
entreabiertas.

Cumplidos sus quince a�os, Berta empez� a entristecer, en tanto que sus
ojos llameantes se rodeaban de ojeras melanc�licas.

-Berta, te he comprado dos mu�ecas...

-No las quiero, mam�...

-He hecho traer los Nocturnos...

-Me duelen los dedos, mam�...

-Entonces...

-Estoy triste, mam�...

-Pues que se llame al doctor...

Y llegaron las antiparras de aros de carey, los guantes negros, la calva
ilustre y el cruzado levit�n.

Ello era natural. El desarrollo, la edad...s�ntomas claros, falta de
apetito, algo como una opresi�n en el pecho... Ya sab�is; dad a vuestra
ni�a gl�bulos de arseniato de hierro, luego, duchas. �El tratamiento!...

Y empez� a curar su melancol�a, con gl�bulos y duchas al comenzar la
primavera, Berta, la ni�a de los ojos color de aceituna, que lleg� a
estar fresca como una rama de durazno en flor, luminosa como un alba,
gentil como la princesa de un cuento azul.

** * **


A pesar de todo las ojeras persistieron, la tristeza continu�, y Berta,
p�lida como un precioso marfil, lleg� un d�a a las puertas de la muerte.
Todos lloraban por ella en el palacio, y la sana y sentimental mam� hubo
de pensar en las palmas blancas del ata�d de las doncellas. Hasta que
una ma�ana la l�nguida an�mica baj� al jard�n, sola, y siempre con su
vaga aton�a melanc�lica, a la hora en que el alba r�e. Suspirando erraba
sin rumbo, aqu�, all�; y las flores estaban tristes de verla. Se apoy�
en el z�calo de un fauno soberbio y bizarro, cincelado por Plaza, que
h�medos de roc�o sus cabellos de m�rmol ba�aba en luz su torso
espl�ndido y desnudo. Vio un lirio que ergu�a al azul la pureza de su
c�liz blanco, y estir� la mano para cogerlo. No bien hab�a... (S�, un
cuento de hadas, se�oras m�as, pero que ya ver�is sus aplicaciones en
una querida realidad), no bien hab�a tocado el c�liz de la flor, cuando
de �l surgi� de s�bito una hada, en su carro �ureo y diminuto, vestida
de hilos brillant�simos e impalpables, son su aderezo de roc�o, su
diadema de perlas y su varita de plata.

�Cre�is que Berta se amedrent�? Nada de eso. Bati� palmas alegres, se
reanim� como por encanto, y dijo al hada: -�T� eres la que me quieres
tanto en sue�os? -Sube, respondi� el hada. Y como si Berta se hubiese
empeque�ecido, de tal modo cupo en la concha del carro de oro, que
hubiera estado holgada sobre el ala corva de un cisne a flor de agua. Y
las flores, el fauno orgulloso, la luz del d�a, vieron c�mo en el carro
del hada iba por el viento, pl�cida y sonriendo al sol, Berta, la ni�a
de los ojos color de aceituna, fresca como una rama de durazno en flor,
luminosa como un alba, gentil como la princesa de un cuento azul.

** * **


Cuando Berta, ya alto el divino cochero, subi� a los salones, por las
gradas del jard�n que imitaban esmaragdita, todos, la mam�, la prima,
los criados, pusieron la boca en forma de O. Ven�a ella saltando como un
p�jaro, con el rostro lleno de vida y de p�rpura, el seno hermoso y
henchido, recibiendo las caricias de un crencha casta�a, libre y al
desgaire, los brazos desnudos hasta el codo, medio mostrando la malla de
sus casi imperceptibles venas azules, los labios entreabiertos por una
sonrisa, como para emitir una canci�n.

Todos exclamaron: -�Aleluya! �Gloria! �Hosanna al rey de los Esculapios!
�Fama eterna a los gl�bulos de �cido arsenioso y a las duchas
triunfales. Y mientras Berta corri� a su retrete a vestir sus m�s ricos
brocados, se enviaron presentes al viejo de las antiparras de aros de
carey, los guantes negros, la calva ilustre y del cruzado levit�n. Y
ahora, o�d vosotras, madres de las muchachas an�micas, c�mo hay algo
mejor que el ars�nico y el fierro, para eso de encender la p�rpura de
las lindas mejillas virginales. Y sabr�is, �c�mo no?, que no fueran los
gl�bulos, no; no fueron las duchas, no; no fue el farmac�utico, quien
devolvi� salud y vida a Berta, la ni�a de los ojos color de aceituna,
alegre y fresca como una rama de durazno en flor, luminosa como un alba,
gentil como la princesa de un cuento azul.

** * **


As� que Berta se vio en el carro del hada, le pregunt�: -�Y ad�nde me
llevas? -Al palacio del sol. Y desde luego sinti� la ni�a que sus manos
se tornaban ardientes, y que su corazoncito le saltaba como henchido de
sangre impetuosa. -Oye- sigui� el hada-, yo soy la buena hada de los
sue�os de la ni�as adolescentes; yo soy la que curo a las clor�ticas con
s�lo llevarlas en mi carro de oro al palacio del sol, adonde vas t�.
Mira, chiquita, cuida de no beber tanto el n�ctar de la danza, y de no
desvanecerte en las primeras r�pidas alegr�as. Ya llegamos. Pronto
volver�s a tu morada. Un minuto en el palacio del sol deja en los
cuerpos y en las almas a�os de fuego, ni�a m�a.

En verdad estaban en un lindo palacio encantado, donde parec�a sentirse
el sol en el ambiente. �Oh, qu� luz! �qu� incendios! - Sinti� Berta que
se le llenaban los pulmones de aire de campo y de mar, y las venas de
fuego; sinti� en el cerebro esparcimiento de armon�a, y c�mo que el alma
se le ensanchaba, y como que se pon�a m�s el�stica y tersa su delicada
carne de mujer. Luego vio, vio sue�os reales, y oy�, oy� m�sicas
embriagantes. En vastas galer�as deslumbradoras, llenas de claridades y
de aromas, de seder�as y de m�rmoles, vio un torbellino de parejas,
arrebatadas por las ondas invisibles y dominantes de un vals. Vio que
otras tantas an�micas como ella, llegaban p�lidas y entristecidas,
respiraban aquel aire, y luego se arrojaban en brazos de j�venes
vigorosos y esbeltos, cuyos bozos de oro y finos cabellos brillaban a la
luz; y danzaban, y danzaban, con ellos, en una ardiente estrechez,
oyendo requiebros misteriosos que iban al alma, respirando de tanto en
tanto como h�litos impregnados de vainilla, de haba de Tonka, de
violeta, de canela, hasta que con fiebre, jadeantes, rendidas, como
palomas fatigadas de un largo vuelo, ca�an sobre cojines de seda, los
senos palpitantes, las gargantas sonrosadas, y as� so�ando en cosas
embriagadoras... -Y ella tambi�n cay� al remolino, al maelstr�n
atrayente, y bail�, gir�, pas�, entre los espasmos de un placer agitado;
y recordaba entonces que no deb�a embriagarse tanto con el vino de la
danza, aunque no cesaba de mirar al hermoso compa�ero, con sus grandes
ojos de mirada primaveral. Y �l la arrastraba por las vastas galer�as,
ci�endo su talle, y habl�ndole al o�do, en la lengua amorosa y r�tmica
de los vocablos apacibles, de las frases irisadas, y olorosas, de los
per�odos cristalinos y orientales.

Y entonces ella sinti� que su cuerpo y su alma se llenaban de sol, de
efluvios poderosos y de vida. �No, no esper�is m�s!

** * **


El hada la volvi� al jard�n de su palacio, al jard�n donde cortaba
flores envueltas en una oleada de perfumes, que sub�a m�sticamente a las
ramas tr�mulas, para flotar como el alma errante de los c�lices muertos.

As� fue Berta a vestir sus m�s ricos brocados, para honra de los
gl�bulos y duchas triunfales, llevando rosas en las faldas y en las
mejillas!

** * **


�Madres de las muchachas an�micas! Os felicito por la victoria de los
arseniatos e hipofosfitos del se�or doctor. Pero, en verdad os digo: es
preciso, en provecho de las lindias mejillas virginales, abrir la puerta
de su jaula a vuestras avecitas encantadoras, sobre todo, en el tiempo
de la primavera, cuando hay ardor en las venas y en las savias, y mil
�tomos de sol abejan en los jardines como un enjambre de oro sobre las
rosas entreabiertas. Para vuestras clor�ticas, el sol en los cuerpos y
en las almas. S�, al palacio del sol, de donde vuelven las ni�as como
Berta, la de los ojos color de aceituna, frescas como una rama de
durazno en flor; luminosas como un alba, gentiles como la princesa de un
cuento azul.

 Dra. Gloria M. Snchez de Norris "Yoyita"

 

 

A Colón • Poema de Otoño • Responso a Verlaine • La cabeza del Rawi • Canci�n de Carnaval • Salutaci�n al optimista • Letanía de nuestro señor Don Quijote • La copa de las hadas • Los motivos del lobo • Sonatina • La Marcha Triunfal • Cantos de Vida y Esperanza • A Roosvelt • Caupolicán • Del Tr�pico • El Coloquio de los Centauros • Lo fatal • A Margarita Debayle • Yo persigo una forma • Nocturno • All� lejos • Que el amor no admite cuerdas reflexiones • Mía • La bailarina de los pies desnudos • Rimas • Ite, missa est • Caracol • A  Amado Nervo • A Campoamor • La Cartuja • La Calumnia • Las �nforas de Epicuro • Nicaragua • Nocturno • De Oto�o • La poesía castellana • Nocturno • Sinfon�a en Gris Mayor • Desde La Pampa • Pr�logo de Abrojos • Abrojos • Rimas • El cisne • Yo soy aquel • Los cisnes • Garconnière • De invierno • Ama tu ritmo • 
El fardo • Huitzilopoxtli • Thanatopia • Bet�n y Sangre • Morbo et Umbra • Theodora • El triunfo de Calib�n • Idilio marino • 
I El rey burgu�s • II La Ninfa • IV El velo de la reina Mab • V La canci�n del oro • VI El rubí • VII El palacio del sol • VIII El pájaro azul • IX Palomas blancas y garzas morenas • Dedicatoria de Rubén a la primera y 2da edición de Azul • 
I En busca de cuadros • II Acuarela • III Paisaje • IV Aguafuerte • V La virgen de la paloma • VI La cabeza • 
I Acuarela • II Un retrato de Watteau • III Naturaleza muerta • IV Al carb�n • 
De invierno • Homenaje a Rubén Darío  • 


El palacio del Sol, cuento corto, Ruben Dario Derechos Reservados 1976-2010 © Dr. Gloria M. Sánchez Zeledón de Norris, Yoyita. Presione aquí   para comunicarse con la artista