Envíe esta página del Poema XIII He ido marcando con cruces de fuego Pablo Neruda a un amigo Puedo escribir los versos mashe ido marcando con cruces de fuego

Atelier Yoyita   Galería de Arte   Site Map   El estilo Renacentista  El Retrato   El Desnudo   Naturaleza Muerta   La Acuarela   El Paisaje   
Marinas   Pinturas Pequeñas   Miniaturas   Animales y mascotas  Flores    Pintura Digital   Caricaturas   El Dibujo   
Autoretratos y otras pinturas  Imágenes del Sur   Imágenes de Europa  Imágenes de Latinoamérica y el Caribe   Pinturas de Nicaragua   
Biografia   Declaración Artistica   La Escultura   Contrapposto   Freedom Summer 1964   En Proceso   Artista trabajando   Radio en español  
Fotografia   Nicaragua   Rubén Dario   El güegüense o Macho Ratón   Añadanos a sus enlaces   Enlaces   Sociedades de Inteligencia   
Podria ayudarme a arreglar esta pintura?   Podria ayudarnos a arreglar esta casa presidencial de Nicaragua?   Mississippi
   Katrina recursos en español   Katrina búsqueda de familiares     Arte Católica    Iconos


 •Home•   •Rubén Darío•   •PabloNeruda•   •Amado Nervo•   •Manue Acuña•   •Sor Juana Ines de la Cruz•   •Juan de Dios Peza• 
 •Nezahualcóyotl•   •Guillermo Aguirre y Fierro•   •Jose Asunción Silva•   •Federico Garcia Lorca•   •Manuel Gutierrez Najera• 
 •Gustavo Adolfo Becquer•   •Alfonsina Storni•   •Salomón de La Selva•   •Ramón de Campoamor• Enlaces poemas  • 


Pablo Neruda


Poema XIII
He ido marcando con cruces de fuego


He ido marcando con cruces de fuego
el atlas blanco de tu cuerpo.
Mi boca era una araña que cruzaba escondiéndose.
En ti, detrás de ti, temerosa, sedienta.

Historias que contarte a la orilla del crepúsculo,
muñeca triste y dulce, para que no estuvieras triste.
Un cisne, un árbol, algo lejano y alegre.
El tiempo de las uvas, el tiempo maduro y frutal.

Yo que viví en un puerto desde donde te amaba.
La soledad cruzada de sueño y de silencio.
Acorralado entre el mar y la tristeza.
Callado, delirante, entre dos gondoleros inmóviles.

Entre los labios y la voz, algo se va muriendo.
Algo con alas de pájaro, algo de angustia y de olvido.
Así como las redes no retienen el agua.
Muñeca mía, apenas quedan gotas temblando.
Sin embargo, algo canta entre estas palabras fugaces.
Algo canta, algo sube hasta mi ávida boca.
Oh poder celebrarte con todas las palabras de alegría.
Cantar, arder, huir, como un campanario en las manos de un loco.
Triste ternura mía, qué te haces de repente?
Cuando he llegado al vértice más atrevido y frío
mi corazón se cierra como una flor nocturna
.
© Yoyita
 

 


Poema I
Cuerpo de mujer blancas colinas,
Poema II
En su llama mortal la luz te envuelve
Poema III
Ah vastedad de pinos, rumor de olas quebrándose
Poema IV
En la mañana llena de tempestad
Poema V
Para que tu me oigas
Poema VI
Te recuerdo como eras en el último otoño,
Poema VII
Inclinado en las tardes tiro mis tristes redes
Poema VIII
Abeja blanca zumbas -ebria de miel -en mi alma
Poema IX
Ebrio de trementina y largos besos
Poema X
Hemos perdido aun este crepúsculo
Poema XI
Casi fuera del cielo ancla entre dos montañas
la mitad de la luna
Poema XII
Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas
Poema XIII
He ido marcando con cruces de fuego
Poema XIV
Juegas todos los días con la luz del universo
Poema XV
Me gustas cuando callas porque estas como ausente
Poema XVI
En mi cielo al crepúsculo eres como una nube
Poema XVII
Pensando, enredando sombras en la profunda soledad
Poema XVII
Pensando, enredando sombras en la profunda soledad...
Poema XVIII
Aquí te amo. En los oscuros pinos se desenreda el viento
Poema XIX
Niña morena y ágil, el sol que hace la frutas
Poema XX
Puedo escribir los versos más tristes esta noche
Canción desesperada
La infinata Pablo Neruda recitando su poesía  




He ido marcando con cruces de fuego Pablo Neruda Derechos Reservados 1976-2007 © Dr. Gloria M. Sánchez Zeledón de Norris. Presione aquí  
para comunicarse con la artista