Envíe esta página de Humoradas por Ramón de Campoamor a un amigo
humoradas Ramon de Campoamor

  •  Atelier Yoyita   Galería de Arte   Site Map   El estilo Renacentista   El Retrato    Naturaleza Muerta   La Acuarela   El Paisaje   Marinas   Pinturas Pequeñas   Miniaturas   Animales y mascotas   Pintura Digital   Caricaturas   El Dibujo   Otras pinturas   Imágenes del Sur   Imágenes de Europa   Imágenes de Latinoamérica y el Caribe   Pinturas de Nicaragua   Biografía   Declaración Artística   La Escultura   Freedom Summer 1964   En Proceso   Contrapposto   Artista trabajando   Radio en español   Fotografía   Nicaragua   Rubén Darío   El güegüense o Macho Ratón   Añádanos a sus enlaces   Enlaces   Sociedades de Inteligencia   Podría ayudarme a arreglar esta pintura?   Podría ayudarnos a arreglar esta casa presidencial de Nicaragua?   Mississippi   Katrina recursos en español   Katrina búsqueda de familiares   Iconos    Arte Católica

  •  •Home•   •Rubén Darío•   •PabloNeruda•   •Amado Nervo•   •Manue Acuña•   •Sor Juana Ines de la Cruz•   •Juan de Dios Peza•   •Nezahualcóyotl•   •Guillermo Aguirre y Fierro•   •Jose Asunción Silva•   •Federico Garcia Lorca•   •Manuel Gutierrez Najera•   •Gustavo Adolfo Becquer•   •Alfonsina Storni•   •Salomón de La Selva•   •Ramón de Campoamor• 


    Ramón de Campoamor
    y Campoosorio


    Dos grandezas Quién supiera escribir
    Amar y querer Humoradas

    Humoradas

    La niña es la mujer que respetamos,
    y la mujer la niña que engañamos.

    Te morías por él, pero es lo cierto
    que pasó tiempo y tiempo, y no te has muerto.

    Ya no leo ni escribo más historia
    que ver a mi niñez con mi memoria.

    los padres son tan buenos,
    que hasta el menos iluso

    anhela para yerno un noble ruso,
    o un príncipe italiano por lo menos.

    No es raro en una almohada ver dos frentes
    que maduran dos planes diferentes.

    La fuiste a secuestrar, y, ya casado,
    eres tu, más bien que ella, el secuestrado.

    Da al diablo el hombre la existencia entera
    y le dedica a Dios la hora postrera.

    Si al morir va al infierno mi marido,
    es que vuelve al país en que ha nacido.

    Es muy niña y ya tiene calculadas
    la fuerza y la extensión de sus miradas.

    Esa niña tan grave
    tiene el diablo en el cuerpo y ya lo sabe.

    ¿Le dejaste de amar y se ha enojado?
    Fin del amor: dejar o ser dejado.

    Con locura te amé, pero hoy, bien mío,
    si te hallo sobre un puente te echo al río.

    humoradas Ramon de Campoamor © Dra. Gloria M. Sánchez de Norris
     

    Ramón de Campoamor

     


    Links to Page
    Humoradas por Ramón de Campoamor Derechos Reservados 1976-2009 © Dra. Gloria M. Sánchez Zeledón de Norris, Yoyita. Presione aquí   para comunicarse con la artista